Dragonlance Wiki
Advertisement
Cataclysm art-300x212

El Cataclismo

El Cataclismo, llamado también como la Gran Destrucción, fue un evento catastrófico que ocurrió cuando el Rey Sacerdote de Istar demandó que se le otorgasen poderes divinos con el fin de eliminar el mal del mundo.

Los relaton explicaban cómo las divinidades habían castigado a Krynn con el Cataclismo, derribando la montaña de fuego para asolar la tierra y hundir la ciudad sagrada de Istar bajo el Mar Sangriento. Más tarde, según el rumor popular, los dioses volvieron la espalda a sus criaturas y rechazaron cualquier vínculo con ellas.

Efectos del Cataclismo[]

En el microcosmos de Ansalon se observa una amplia variedad de paisaje, vegetación y población. Antes del Cataclismo, casi todo Ansalon era una masa compacta de tierra. Sólo Sancrist en el oeste, unas cuantas islas en el norte, otra isla al sur de Balifor y otra al sur de Tarsis estaban separadas del continente. Las cordilleras se extendían por doquier; las montañas Kharolis al suroeste y las Khalkist en la región central de Ansalon eran las cadenas más extensas. Ergoth estaba aislado tanto al norte como al sur por grandes bahías.

Al norte de las montañas Kharolis los ríos desembocaban en una bahía cercana a Kalaman. Al este de las Khalkist la mayoría de los ríos fluía hacia el sureste. En las cercanías de Istar había una amplia bahía y varios lagos que desaguaban hacia el norte.

Todo sufrió un cambio dramático a consecuencia del Cataclismo. Cuando la montaña de fuego se desplomó sobre Istar tuvieron lugar alteraciones de proporciones colosales, aunque al comparar los mapas de pre y post-Cataclismo el proceso es comprensible. La onda del impacto que destruyó Istar plegó tierras y abrió fallas en las montañas Khalkist y Kharolis, levantando nuevas cadenas e incrementando la actividad volcánica en las Khalkist. El encumbramiento de las Khalkist hizo emerger la región de Nordmaar, en tanto que el de las Kharolis drenó la bahía de Tarsis e hizo aparecer las nuevas tierras sureñas de modo que permitieron el avance de los hielos polares. Al sur de Caergoth y al este de Xak Tsaroth la capa terrestre se hundió dejando escarpados acantilados a lo largo de la costa del Nuevo Mar, que inundó las tierras bajas centrales.

La extensión de Sancrist se duplicó al emerger nuevas montañas al norte del Monte Noimporta.

Las aguas de los océanos inundaron zonas bajas costeras, así como las desembocaduras fluviales anteriormente existentes. Quedaron sumergidos lagos, ríos y montañas que rodeaban Istar y la zona se hundió a tal profundidad que se formó un perpetuo remolino. La costa oriental desde Karthay hasta Balifor quedó igualmente sumergida dejando una cadena de islas accidentadas. La bahía cercana a Balifor se convirtió en un gran golfo, casi un pequeño mar que se adentraba bastante en tierra.

En la zona occidental de Ansalon, las bahías se agrandaron lo suficiente para dividir Ergoth en varias islas y la nueva depresión central se llenó con las aguas del océano Turbulento.

Al emerger nuevas tierras y al hundirse otras, los cursos fluviales variaron. En el área próxima a Palanthas, los efectos fueron mínimos. Otro tanto ocurrió con el río oriental de Silvanesti, que apenas sufrió cambios. Por el contrario, el curso del río occidental se vio forzado a fluir hacia el este, a una confluencia al norte de Silvanost.

Los cambios de cursos fluviales más importantes tuvieron lugar en la zona centro-sur de Ansalon. Los ríos que fluían previamente hacia el sur quedaron obstaculizados. Cambiaron sus cursos y de manera gradual establecieron nuevas vías hacia el norte que desembocaban en el Nuevo Mar.

La población fue diezmada por el Cataclismo. Las víctimas directas no quedaron circunscritas al área de Istar: los terremotos y maremotos («tsunamis») tuvieron efectos devastadores. El hambre, la falta de hogar y la desesperación causaron muchas otras víctimas. Xak Tsaroth, un próspero centro comercial situado junto a un río, se precipitó repentinamente por un acantilado.

La ciudad kender de Balifor fue destruida al igual que muchas otras poblaciones costeras, algunas de ellas sumergidas de manera repentina y otras inundadas gradualmente. Los posteriores cambios climáticos y de vegetación obligaron a abandonar otros asentamientos, ya que zonas antaño fértiles se transformaron en eriales y su parte sur fue invadida por los hielos.

En referencia a todo esto, la mayoría de poblaciones y ciudadelas existentes durante la Guerra de la Lanza databan de épocas anteriores al Cataclismo. Palanthas quedó prácticamente intacta.

Los alcázares de Solamnia también se levantaban en una región protegida, del mismo modo que la villa de Caergoth. En Sancrist los gnomos estuvieron encantados con la aparición de nuevas montañas al norte del Monte Noimporta.

Los reinos enanos de Thoradin y Thorbardin no fueron destruidos a pesar de la actividad geológica en las cadenas montañosas del entorno.

Las ciudades de Karthay en el este y Daltigoth en el oeste no resultaron afectadas por el Cataclismo, sino por la deliberada destrucción mágica de sus Torres de la Alta Hechicería, poco antes de que sobreviniera la hecatombe.

A medida que los refugiados encontraban un hogar y la población se iba estableciendo de nuevo, se construyeron poco a poco ciudades y pueblos en los siglos posteriores: la Ciudadela Norte y Valkinord en las nuevas tierras emergidas de Nordmaar; Kendermore en Goodlund; la Haven de los Supremos Buscadores y Solace en Abanasinia.

Muchos de estos nuevos núcleos se asentaron a lo largo de las recién formadas costas; entre ellos, Port Balifor y Flotsam. En la época de la Guerra de la Lanza los movimientos migratorios de la población se debían a razones políticas, ya que las gentes huían de las matanzas del ejército de los Dragones.

Fuentes[]

Extraído y traducido de Wikipedia. Cataclysm (Dragonlance) .

  • MARGARET WEIS y TRACY HICKMAN. Leyendas de la Dragonlance 1 - El Templo de Istar. Dragonlance Legends - Time of the Twins.
  • KAREN WYNN FONSTAD. The Atlas of the Dragonlance World. 1987.
Advertisement