Dragonlance Wiki
Advertisement

"¡Maldigo cien veces a los Caballeros de Solamnia!" -- Chaltiford, ogro.

Chaltiford era un ogro grande y fuerte que pertenecía a la tribu del jefe Delmarkiam Gran Cuchillo. un rudo y sanguinario guerrero bajo el estandarte de la Reina de la Oscuridad.

Había tenido una larga y violenta vida. Solía estar rebosante de emoción antes de una incursión. Cuando veía el miedo en sus oponentes le provocaba un escalofrío de placer. Se frustraba en forma de aullidos cuando no conseguía abatir a sus enemigos. De ojos perversos, parecidos a los de un cerdo, injectados en sangre, poseían una mirada astuta. Chaltiford poseía largos brazos.

Admiraba el valor de los Caballeros de Solamnia a pesar de que ansiaba su sangre, su porra anhelaba más muertes.

Consideraba la guerra de la Reina de la Oscuridad en una inmensa pérdida de tiempo y de sangre, por lo que decidiría que encontraría algo pequeño y débil, como en los viejos tiempos, y abatirlo sin dificultad. ¡Estaba harto de guerras, campañas y batallas contra reptiles voladores que rugían llamaradas de fuego!

Chaltiford conocía a los enanos, siempre presentes en las montañas. Había matado a muchos de los bajitos y barbudos guerreros y los detestaba casi tanto como a los solámnicos. También estaba familiarizado con el terreno montañoso. Había escalado muchas pendientes difíciles.

Odiaba y temía, más que a cualquier otra cosa, a los Dragones Dorados.

Había visto suficiente carne mutilada y muerta o cuerpos agonizantes para comprender la naturaleza de una herida mortal.

Armamento y equipo[]

Blandía una porra.

Historia[]

Los ogros del pueblo de Chaltiford sufrían de una inanición casi total cuando los exploradores de la Reina de la Oscuridad llegaron para reclutarlos para la guerra. Los jefes humanos habían conseguido sus servicios a cambio de insignificantes pepitas de oro.

Los doce clanes de ogros emboscarían a un destacamento de Caballeros de Solamnia en las riveras de un río. En ese asalto miles de ogros se abalanzaría sobre decenas de caballeros. Chaltiford saborearía uno de los episodios más gloriosos de su vida.

Se verían desbordados por la repentina aparición de los dragones de Huma, que les hicieron retroceder aterrorizados. Vería como el jefe Delmarkiam Gran Cuchillo caería ante las garras de un dragón metálico. Chaltiford escaparía corriendo, aterrorizado por la cercanía de los dragones. Cuando huía arrastrándose desesperadamente, unas mandíbulas le arrancaron casi por completo una oreja de un chasquido. De la llama abrasadora del aliento de un dragón se le levantaron ampollas en la espalda y reduciría a cenizas la larga coleta atada en la nuca.

Fuentes[]

  • DOUGLAS NILES. 1994. Presas fáciles (Easy Pickings). Relato incluido en el libro Los Dragones de Krynn (Dragons of Krynn).
Advertisement