Dragonlance Wiki
Advertisement

"Si pudiera matar al dragón no lo haría. La muerte de Garra no es la mayor venganza que puedo obtener" -- Tarran Quebracho.

Tarran Quebracho era un enano de Thorbardin que residía en el pueblo de El Cuervo. Viejo amigo de Cynara Tabernera. Anteriormente era un escultor de piedra.

Solía caminar con decisión, con la cabeza algo levantada, erguida y expectante, ese gesto de altanería propia de los enanos. Acostumbraba a emitir un gruñido a modo de agradecimiento. Tenía el rostro pálido, blanco como la cera, de ojos negros como el abismo y una barba oscura, lisa y aseada. Era muy delgado y bastante alto para ser un enano, llegaba a la altura del pecho de un humano de estatura media. Tenía el aspecto señorial de los habitantes de Thorbardin y parecía de mediana edad, lo que significaba que tendría unos noventa años. A pesar de su delgadez, era bastante robusto, pero le faltaba el brazo derecho. Tarran había sido diestro pero hubo de acostumbrarse a hacerlo todo con su otro brazo.

Al manco Tarran parecía no importarle el hecho de que su miedo fuera demasiado horrible a los ojos de los demás. Era su miedo, y le pertenecía. Tarran era serio, si había sonreido una vez ese día, no vería la necesidad de volver a hacerlo. Su voz sonaba apagada, obsesiva. Su risa era breve y seca.

Tarran era un fiel creyente de Reorx, el dios de los enanos. Tal era su habilidad con la piedra que con un martillo y un cincel podía obtener cualquier figurade una roca, lógicamente antes de perder su brazo derecho.

El enano era uno de los más ricos de Thorbardin.

Armamento y equipo[]

  • Un broche de oro, con el verde brillante de las esmeraldas en forma de dragón en vuelo y el destello de luz de los ojos de rubí, sujetaba la manga vacía. El resplandor parecía dar vida al pequeño dragón de esmeraldas, brillaban como un arco iris. Casi se podía distinguir su aliento en el hombro de Tarran.
  • Un par de puñales de filo recto, tres dagas con el borde ondulado, y un largo cuchillo cuya empuñadura estaba bellamente ornamentada. Desde que le faltara el brazo, a Tarran le gustaban los cuchillos.

Al ser manco, no podía utilizar ni el arco ni la espada, y el hacha la manejaba con dificultad excepto cuando la lanzaba.

Historia[]

"No querrás que un manco vaya delante de ti... Si me caigo, te arrastraría conmigo hacia abajo... Venga, sube" -- Tarran Quebracho.

Tarran se enfrentaría al Dragón de Cobre, Garra, veinte años atrás, donde perdería su brazo derecho. En esa expedición iba con otros cuatro compañeros más: su hermano Yaren y otros tres parientes: Rowson, Wulf y Oran, hijos de Lunn Golpe de Martillo. Eran unos jóvenes alocados que querían encontrar el tesoro de la leyenda. Le costaría todo ese tiempo superar el miedo, superar los gritos en sueños. Gritos de terror, alaridos que se propagan en la oscuridad de la larga noche.

De su anterior profesión como escultor conoció a Cynara Tabernera, ya que bajaba a buscar piedras de calidad en las ciudades. Tarran le haría el banco de mármol tallado con forma de rosas como regalo de su primera boda.

Contrataría al joven mercenario Ryle Espadas para internarse en la cueva del dragón conocido como Garra y cobrarse su venganza. Él sabía lo que el dragón escondía. Pensaba arrebatárselo para que lamentara la pérdida durante el resto de su vida. Y eso tenía que ser mucho tiempo.

Finalmente se cobraría su venganza contra el dragón, destruyendo su tesoro más preciado, el esqueleto de la hembra de Cobre, recubierta de joyas y revestida en oro y plata, haciéndola añicos, por las muertes de sus familiares.

Fuentes[]

  • NANCY VARIAN BERBERICK. 1994. Una noche de estrellas fugaces (Night of the Falling Stars). Relato incluido en el libro Los Dragones de Krynn (Dragons of Krynn).
Advertisement